domingo, 17 de febrero de 2013

El lenguaje no existe fuera de nosotros, vive en el cerebro.

Con esta rotunda afirmación inició su exposición la lingüista Itziar Laka, nuestra invitada a la tertulia de Enero, que es catedrática de la materia en le UPV e hizo el doctorado en el Massachussetts Institute of Technology y actualmente participa activamente en un proyecto sobre bilingüismo y neurociencia cognitiva con otros seis equipos de investigadores de la Universidad Pompeu Fabra, Universidad de Barcelona y Universidad de Castellón. (http://brainglot.upf.edu/)

 Aprender un solo idioma o dos de forma simultánea conforma unas redes neuronales distintas entre una persona monolingüe y otra bilingüe pero, ¿de qué manera influye esa diferencia? ¿Tienen los políglotas capacidades no comunicativas superiores? ¿Son más listos los niños que hablan dos lenguas?

Comprender y hablar una lengua es una tarea automática que no requiere mucho esfuerzo: De hecho, nuestros cerebros están particularmente adaptados para esta tarea. Sin embargo, para hablar utilizamos una gran cantidad de mecanismos cognitivos y tipos de conocimiento. Aprender y usar más de una lengua requiere, no solo conocer cada una de ellas, sino también utilizar una larga serie de recursos perceptuales, atencionales y de toma de decisiones para inhibir o activarlas según se requiera en cada momento. Esto hace que los bilingües competentes, que utilizan sus lenguas con frecuencia, presenten algunas ventajas cognitivas relacionadas con el control ejecutivo.

Estudios recientes sobre bebés muestran que, dependiendo de los pares de lenguas, pueden distinguirlas ya al nacer. Los bebés comienzan su desarrollo lingüístico siendo capaces de distinguir todos los sonidos de todas las lenguas y a medida que pasan los meses pierden la capacidad de distinguir aquellos sonidos que no son distintivos de su(s) lengua(s). Sabemos también que los bebés de meses pueden utilizar rasgos de movimientos faciales para discriminar lenguas.

Durante los últimos años se ha investigado intensamente como se organizan las lenguas en los cerebros de las personas bilingües. ¿Se aloja cada lengua en un área separada del cerebro o en áreas superpuestas? Los estudios muestran que, en los bilingües altamente competentes en sus dos lenguas, se activan las mismas regiones cuando usan cualquiera de sus dos lenguas. Estos resultados indican que los bilingües tempranos y competentes utilizan el mismo sustrato neural para las dos lenguas que conocen. Sin embargo, cuando el bilingüe ha aprendido la segunda lengua más tarde, utilizan un área cerebral más extensa para la segunda lengua que para la nativa.

Parece que la gimnasia mental de aprender y utilizar dos idiomas contribuye al concepto de reserva cognitiva, es decir, que a igualdad de daño cerebral en una demencia o en el Alzheimer, la gente bilingüe tiene los síntomas más retrasados que los otros.

Se nos hizo corta la charla de Itziar sobre estos temas y sobre todo, salimos con la sensación de que nos había expuesto los temas de una forma tan clara y didáctica que no eramos conscientes de la complejidad de los mismos.




 

martes, 12 de febrero de 2013

Juan Maria Apellaniz: Un arqueólogo polifacetico

De nuestro invitado dice Eusko Media que es un arqueólogo polifacético, nacido  en Bilbao el 12 de Enero de 1932, que efectuó estudios sacerdotales en el Seminario de Vitoria hasta 1955, Filosofía y Letras en la Universidad de Madrid, Historia de la Iglesia en la Universidad Gregoriana de Roma, Arqueología cristiana en el Instituto arqueológico de Roma, Arqueología especial en la Universidad de Tubingen , Arqueología oriental en la Escuela Bíblica de Jerusalen, Psicoanálisis y Psicoterapia de grupos en el Instituto Peñaretama.

Ya dentro de la especialidad suya, obtuvo el Doctorado en la Universidad de Madrid con un trabajo sobre “La evolución de las culturas prehistóricas con cerámica de la población de cavernas del País Vasco”.
Director del Museo diocesano de Bizkaia y Miembro del Consejo de redacción de Munibe de la Sociedad Aranzadi.

Apellaniz ha excavado diversos dólmenes y túmulos en el País Vasco, y yacimientos prehistóricos en cuevas, tales como Arenaza I, cueva mayor de Atapuerca, excavaciones en centros de Álava, y en su calidad de miembro de la Casa Santiago de Jerusalén ha excavado en Jordania Tell Medoynech.

En la actualidad es Profesor de prehistoria y antropología cultural en la Universidad de Deusto, y Director del Seminario de Arqueología.

El título que dio a su charla fue “La naturaleza formal del arte paleolítico a través de la atribución de la autoría (c.a. 35.000 – 9.000 a.C.), que resume el trabajo de análisis en el que comenzó a trabajar hace 30 años.

A esta reseña, se le han añadido la presentación que hizo durante su charla.

Desde aquí nuestro agradecimiento a un invitado tan docto y tan entregado a su trabajo de investigación.